jueves, 1 de mayo de 2014

La invención de Morel (Adolfo Bioy Casares)


He llegado a la cuarta hipótesis por la aberración de contar sueños. Anoche soñé esto: Yo estaba en un manicomio. Después de una larga consulta (¿el proceso?) con un médico, mi familia me había llevado ahí. Morel era el director. Por momentos, yo sabía que estaba en la isla; por momentos, creía estar en el manicomio; por momentos, era el director del manicomio. Adolfo Bioy Casares, La invención de Morel, p. 57

Título: La invención de Morel
Autor(a): Adolfo Bioy Casares
Editorial: Emece Editores
Páginas: 155



     Sinopsis 


Un fugitivo acosado por la justicia, llega en un bote de remos a una isla desierta sobre la que se alzan algunas construcciones abandonadas. Pero un dia aquel hombre solitario siente que ya no lo es. En la isla han aparecido otros seres humanos. Los observa, los espia, sigue sus pasos, procura sorprender sus conversaciones. Y de aqui arranca el misterio, la continua alternativa entre la alucinacion y la realidad que conduce poco a poco al fugitivo hasta el estupendo esclarecimiento de todos los enigmas

Opinión



Leer literatura latinoamericana es algo que, recientemente, he sentido la necesidad de hacer. ¿Por qué? Porque al no hacerlo me siento un poco malinchista. Si han tenido la oportunidad de leer a algún escritor latinoamericano se habrán dado cuenta que tienen una forma diametralmente diferente de hacer literatura que la de los estadounidenses (específicamente los autores de libros para "Jóvenes Adultos") a la que estoy acostumbrada a leer. Tengo que confesar que me ha sido algo difícil desapegarme de ese tipo de libros y engullir la literatura latinoamericana. Por eso, he aquí esta breve y no profunda reseña.



La invención de Morel (Emecé, Buenos Aires, versión electrónica) de Adolfo Bioy Casares es un libro que leí hace poco para realizar una reseña en la universidad y que quise compartir con ustedes. Jamás había leído o escuchado siquiera el nombre de este escritor argentino hasta que un profesor leyó una reseña de otra obra, Diario de la guerra del cerdo, del mismo. Francamente el libro me interesó un poco pero no intenté conseguirlo y al poco olvidé que me había interesado, pero recientemente navegando en Goodreads (plataforma para lectores) apareció en mis “sugerencias” la portada de La invención de Morel y me gustó mucho, lástima que fuera de la edición anglosajona. Aun así, indagué sobre el libro y al ver que era breve decidí elegirlo para esta reseña. 

El libro es breve y la narración es fluida (en lo referente a encontrar palabras extrañas). Contiene una mezcla de romance trágico, fantasía y ciencia ficción, una combinación que nunca había leído pero que me ha parecido encantadora. 

El libro comienza con el personaje principal (por cierto, no recuerdo haber leído nunca su nombre) narrándonos su huida y el porqué de ella. Cumple su objetivo, llegando a una isla abandonada y con cierto misterio (del cual es advertido) envolviéndola. A partir de allí, la narración es un tanto desconcertante, pues lo que narra el personaje es muy extraño para ser una isla abandonada y precisamente allí es donde comienza el trágico romance del fugitivo. El anhelo del personaje principal hacia Faustine (mujer que aparece en la isla supuestamente abandonada) y los desplantes de ella hacen que el lector compadezca al fugitivo (comenzaré a referirme siempre como “fugitivo” cuando hable sobre el personaje principal) y esto aumenta en el desenlace del libro, al descubrir un terrible hecho. 

Morel es otro habitante de la isla (en realidad hay varios, así que el que la isla esté abandonada y que allí sucedan hechos difíciles de explicar es algo que se ha inventado para mantener apartada a la gente del lugar) y se podría decir que es gracias a él que tenemos todo lo que es narrado a partir de la llegada del fugitivo a la isla. 
No estoy segura si arruinaría la lectura del libro si escribo el porqué de la tragedia del idilio no correspondido, probablemente sí, por tanto me limitaré a decir que el libro me ha parecido una forma muy original de abordar el romance trágico sin tanta cursilería. Bioy Casares logra transmitir al lector la tristeza provocada por el amor no correspondido y plasma eficientemente el sentir de los enamorados al perder a la persona amada.


Datos curiosos sobre o relacionados con la novela (extraídos de wikipedia xD):
  • La película L'année derniére à Marienbad (1961) de Alain Resnais se inspiró en esta novela.
  • En 1967, el cineasta francés Claude-Jean Bonnardot adaptó la novela en una película para televisión.
  • En 1974, el cineasta italiano Emidio Greco adaptó la novela en una película cinematográfica
  • Inspiración de la famosa serie Lost
  • En 1995, la Compañía Eva Halac adaptó la novela en una obra que usaba muñecos como los turistas y un actor como el fugitivo.
  • La película The Piano Tuner of Earthquakes (2005) se inspiró originalmente en esta novela.
  • Los fans del videojuego Myst creen que esta novela es una de sus fuentes de inspiración.
  • A menudo comparada con La isla del doctor Moreau, esta novela también toma elementos de la novela XYZ (1934) del peruano Clemente Palma.
  • El dibujo de portada de la primera edición lo realizó Norah Borges, hermana de Jorge Luis Borges, gran amigo de Bioy Casares.
  • Aunque esta es la séptima publicación de Adolfo Bioy Casares, se la considera la obra inicial de su carrera literaria.
  • El artista argentino Carlos Boccardo hizo en 1996 una instalación inspirada en esta novela.
  • Villings difícilmente podría ser parte de Tuvalu: las islas de este archipiélago son atolones de coral, planicies que apenas superan el nivel del mar, sin acantilados ni colinas.
  • En el filme argentino de 1986 Hombre mirando al sudeste de Eliseo Subiela, el protagonista (Rantés) dice ser una proyección en el espacio, por lo cual, en sus investigaciones, el psiquiatra que lo atiende hace un paralelismo con La Invención de Morel. De hecho, en el filme se leen unas líneas de la obra de Bioy Casares.
  • En el cuarto episodio de la cuarta temporada de la serie televisiva Lost, Sawyer, a uno de los personajes principales se lo ve leyendo La invención de Morel. Los creadores de la serie son admiradores del libro y se ha adjudicado a la obra como inspiración para la serie.
  • El artista japonés Katsuhiro Yamaguchi realizó en 1991 una instalación artística de video llamada La invención de Morel.



¿Les llama la atención?
Saludos :-)